Bitácora de campo N° 1001 - Mar (#Arte)

Autora: Gabriela Barragan Altamirano (Hea)



Esta salida va llegando a su fin... Tungurahua - Ecuador 2019

Hay una canción que me alegra, aunque musicalmente se escucha banal, habla de despertar y conectar. Esta canción dice: "por cada mirada perdida se muere un paisaje ". Los vi, paisajes, ellos mismos mostrándose ante mí agradablemente sin pudor ni decoro, solo lo hicieron gracias al impulso de mi movimiento. Entonces los ojos no solo eran prismas velados proyectando tonos sobre un canvas vacío o sobre imágenes borrosas ahogadas de pasado. Los ojos se transformaron, sin más que decir, en lentes semejantes a un caleidoscopio fijando imágenes coloridas y cambiantes tras cada parpadeo. Paisaje, o podría decir forma, textura, patrón, color, olor, sonido. Paisajes míos, paisajes lejanos... que como todo paisaje solo se los puede tocar en su totalidad con la mirada agradecida de quien se abre a su encuentro. Los vi, sentí, y viví. ¿Cómo no recordarlos sin vibrar? ¿Cómo no entristecerse ante tal evento habitado en el ayer? Un tiempo fue ganancia y ahora pareciera una pérdida. ¿Pérdida? Nunca me perteneció. Fue un regalo que me abrí a recibir. Paisaje que está en ese 'allá' en constante cambio. ¡Ah! pero su esencia... esa seguirá aunque yo misma desaparezca cada vez que lo vea. Esencia que he de amar. Legados del ayer en cada 'hoy'.

Los paisajes seguirán para darse así mismos a quién los quiera contemplar con los ojos que trascienden la evidencia de su presencia. A quienes se dejen tocar, tocar las cuerdas del interior que se tornarán en una nueva canción.

Sabré que ese paisaje vive pero ahora mismo no esta como lo recuerdo. Ni estará de la forma en el que lo vi, el día que lo vi, así no estará jamás. Una una fotografía, un dibujo, una acuarela, o la memoria jugando y moviendo a otras memorias, esas quedarán. Los colores, los colores, sin percibirlo o resistiendo, ya me han cambiado. ¿Cuánto? Ya lo sabré... movimiento, ojos, apertura y tiempo. Entonces, los paisajes viven y yo he vivido. Quizás, ahora, yo misma soy un paisaje...


Contenido original escrito por: Gabriela Barragan Altamirno

Acuarela elaborada por: Gabriela Barragan Altamirano

Paisaje: Wreek Beach, Vancouver - Canada

©2019 by ConCiencia - Restauración Forestal. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now